¿Y nuestros problemas aquí adentro?

Podrá estarse completamente a favor, completamente en contra o convenir, como me sucede, con muchos de los puntos expuestos. De cualquier modo, un interesante trabajo  para reflexionar, debatir y solucionar:

 

¿Y nuestros problemas aquí adentro?

Por Víctor Andrés Gómez Rodríguez*

  Publicado en Suramérica Press (I)

Nada cae del cielo, y hasta lo más sencillo implica en no pocas ocasiones un grado de disciplina social necesario, que incluya iniciativas y un esfuerzo a veces imprevisto. La isla está cambiando –avanza, aún si no es a la velocidad que algunos esperan-, en función de hacer sustentable al modelo de socialismo pertinente. Dos de los inconvenientes más notorios.

1. El consumo etílico desmedido.

 Las adicciones desbaratan a las personas y a las sociedades.

 Cuba no es un país donde el consumo de estupefacientes o el narcotráfico tienen posibilidades. La paz social necesaria mantiene a la comercialización y consumo de drogas constantemente colimadas.

 Pero al ser una sociedad o cultura –nación- que tuvo su génesis en la esclavitud plantacionista azucarera, la producción de bebidas alcohólicas, fundamentalmente ron es un rubro quizás excesivamente importante dentro de la economía del país; quizás desde hace algunas centurias.

 El bloqueo de los EE.UU. contra Cuba ha obligado a desarrollar la industria destilera como una oferta de primer nivel para la exportación. Y al interior del país el consumo de bebidas alcohólicas ha devenido en una pandemia que en ocasiones toma la forma de incoercible. No perdamos de vista que la comercialización de bebidas alcohólicas dentro del país es un modo de recaudación muy importante de divisas o moneda nacional, sobre todo a partir de la crisis de los 90 del siglo veinte. Hubo descuido en no pocos espacios donde se expendió alcohol a menores de edad –sobre todo adolescentes- con el objetivo de aumentar las recaudaciones. Entre la clase trabajadora se semantiza como normal y hasta se incentiva el consumo de bebidas alcohólicas.

 Se acrecienta lamentablemente la irresponsabilidad de los padres –alcohólicos ellos mismos- con sus hijos. Y crece sensiblemente la cantidad de mujeres –madres ellas mismas- ya dilucidadas como alcohólicas.

 La industria de los servicios, y sobre todo la del turismo estimula sensiblemente el consumo etílico.

 Aún cuando en nuestro país no existe la promoción comercial capitalista que rige las normas de la llamada mercadotecnia –de muy cuestionable utilidad en un contexto socialista como el nuestro-, la presencia física de la producción etílica estimamos que está desproporcionadamente a la vista pública. Cada vez más las iglesias y centros de salud estimulan y mantienen los denominados grupos de Alcohólicos Anónimos como una herramienta de combate social y médico. Pero es aún insuficiente.

 Al amanecer rumbo a los centros de trabajo se pueden observar personas cuyo nivel de dependencia etílica ha tocado fondo y deambulan por las calles en una emergencia inédita hasta los 80 del siglo veinte. En Cuba se les dice “deambulantes”, una variante a mi modo de ver retorcida de indigencia urbana.

 Pero es en la vida laboral –en los centros de trabajo-, en el maremoto de las relaciones sociales que están directamente vinculadas con la muy necesaria productividad del país que este flagelo se hace evidente. Trabajadores o dirigentes con diverso nivel de responsabilidad empresarial padecen de alcoholismo. El espacio limitado de esta sección no permite profundizar más al respecto. Pero en ese contexto el disimulo de tal padecimiento acarrea disfunciones graves en el buen funcionamiento de la estructura empresarial. En medio de los cambios que se experimentan en la actualidad, casi todos incidentes en el perfeccionamiento indispensable de la economía cubana, el flagelo del alcoholismo parece haber sido insuficientemente tenido en cuenta. Sobre todo porque dicha dependencia es una enfermedad, como todas las adicciones, inserta en del campo de la psiquiatría. Muy difícil de controlar; y que en la práctica no tiene cura.

 En un momento histórico y en una sociedad socialista como la nuestra, un alcohólico o borracho, dentro o fuera del closet, es una herramienta de subversión social a favor de los intereses espurios de los enemigos de la revolución.

 El alcoholismo puede ser ¿lo es en realidad?, una relación social transversal (trastornada), que demuele destinos culturales y políticos. Un “borracho” es un cerebro en “blanco-sin memoria”; usted, cuando se relaciona con él, solo se comunica con el nivel de alcohol en sangre que padece.

2. El espacio particular –para vivir.

 Para nadie es un secreto que actualmente el capitalismo ha desplegado de manera global una antropofagia de los espacios inmobiliarios con el objetivo de lucrar con ellos. Cuba padece una degradación de sus espacios urbanos sobre todo de la capital del país. El movimiento hacia las grandes ciudades es un proceso que el mismo Wallerstein dilucida dentro de lo que él denomina la desruralizacción del mundo.

 Siendo La Habana un diseño urbanístico gestado y construido a tenor de los intereses angloestadounidenses de finales de los 40 y principios de los 50 del siglo veinte en plena autoproducción burguesa, una capital que malamente colmaría a una población de 600 mil habitantes, hoy en medio de los esfuerzos por recobrarnos de la crisis de los 90 soporta la existencia –siempre aproximada y nunca por debajo de-, tres millones de personas. A pesar de los datos estadísticos oficiales la hiperkinesis semi-clandestina de tal movimiento hacia la capital del país no permite mantener un monitoreo coherente.

 A falta de espacio solo esbozaremos algunas preocupaciones:

1. Veinticuatro horas antes del desfile del 1ro. de mayo de 2015 en La Habana, un temporal medio de unos 187 milímetros de agua en cuatro horas, provocó 27 derrumbes y tres personas fallecidas.

2. A partir de aperturas y facilidades creadas por el gobierno revolucionario a tenor de los asuntos legales de la vivienda, ha irrumpido subrepticiamente en la capital del país un tipo de ciudadano europeo, casi siempre de mediana edad, o mayor, que por insolvente en la misma Unión Europea actual, trata de lucrar con espacios inmobiliarios para ciudadanos cubanos sin vivienda, que adquiere mediante sobornos a abogados y funcionarios medios, lo mismo para apropiárselas y-o revenderlas a otro extranjero o cubano. Existe siempre de por medio la negociación de matrimonio con una ciudadana cubana con que evitar ser aprehendido por las autoridades.

3. Apelando a la insuficiencia real o infundada del salario medio en el país, pulula un tipo de ciudadano cubano, desvinculado laboral que esta dispuesto a desarrollar vínculos turbios, sobre todo con ese tipo de ciudadano extranjero.

¿Y nuestros problemas aquí adentro?

2/2 Publicada en Suramérica Press

  La igualdad -el tratamiento desigual a cada problema-, debe socializarse en democracia. Si al no diestro le importa un bledo discernir la socialización democrática de la equidad, su compromiso político será nulo. Si una porción de la subjetividad cubana “reacomodó”, durante la crisis de los 90 del siglo XX, su interacción comprometida con el proceso revolucionario; eso pudo haber sido bien aprovechado por la guerra integral –bloqueo- contra la isla de los gobiernos (11) de Estados Unidos para que su hegemonía, en La Habana, se digiera como si el síntoma cultural de una derrota social interna.

 Lo anterior fue neutralizado con una actitud de resistencia épica no siempre soportada por la eficacia socioeconómica y la creatividad político cultural pertinentes; cuando a tenor de la política real angloestadounidense contra Cuba amenaza una perspectiva estrafalaria: la de intentar reproducir el “modo” pseudo-burgués al que algunos aspiran en la insustentabilidad de la crisis local y la urgencia del cambio del modelo existente. Lo que exige contrarrestarlo desde la praxis política con el grado pertinente de cultura general. Aun cuando el acceso a la instrucción gratuita es un derecho que forma parte de los actos efectivos de justicia social que se mantienen desde 1959-61 y existe una mayoría local, que si bien apoya al gobierno revolucionario, generalmente no aplica el nivel de intelección crítica necesario desde el estatus de asistencializado social; pasivo en su compromiso político (1). Algunos fantasmas –provenientes del peor momento de la crisis de los 90 del siglo veinte-, intentan hacerse pasar como parte del poder revolucionario.

 Entonces, la casta burocrática y su accidentada reproducción -un “gasterópodo” político y cultural que se adhiere a la institucionalidad hasta, en tanto parásito, virarse contra ella desangrándola si se las combate directamente-, se cultivan mediante el sometimiento de individuos y estratos al acopio parasitario e ilegal de plusvalía improductiva. El subsidio estatal semantizado como políticamente “neutro” y económicamente “abstracto” no aplica responsabilidad individual, ciudadana, a los procesos donde esa casta juega un rol casi intangible (2). Gestando un entuerto intelectivo que oculta a la mano que roba y obliga a seguirle sus trazas a la que gasta para desmantelarlo, sobre todo cuando malversa hacia rentismo improductivo los recursos administrados por el Estado. En la etapa climática de la crisis de los 90, la pasividad política en su interacción con esa casta burocrática se visibilizó siguiéndole la pista a la mano que gasta; pero ya desde los ochenta en el sector administrativo, en el de la estructura empresarial adquiría niveles preocupantes.

 La corrupción es una herramienta política importante para el despliegue de la ocupación imperialista del mundo, porque dicha ocupación recolecta sinergia de la indecencia político-cultural y ética localizables en los ámbitos corruptos. El despliegue de esa ocupación consiste, precisamente, en la inestabilidad social que impone una guerra económica donde la corrupción tiene una importancia decisiva

 Samir Amin advierte que la cultura política (soporte de una hegemonía socialista), es un producto a largo plazo de la historia y como tal, toma una forma específica en cada país. (3) La producción de pensamiento crítico cultiva la política; aun si discernida –en ocasiones-, como el abuso de una empiria sin suficiente soporte teórico y analítico serio.

 Debemos admitir, a pesar de lo anterior, que las rectificaciones pueden estar contaminadas por la amnesia histórica “conveniente” a una praxis política errónea. No hay que apresurarse en tales procesos, ya lo advirtió el presidente Raúl Castro.

 No “aterrizar” -como irónicamente se le ha denominado a la “ausencia” de la concreción que se le endilga (a veces de manera simplista), a la complejidad en el estudio de los procesos sociales-, tiende a desacreditar valoraciones y análisis útiles. El compromiso político radical socialista no implica a la ineptitud epistemológica (4). Por cada “despegue sin aterrizaje” o sin aterrizaje atendido en la producción de pensamiento crítico, se deprecia la posibilidad de elevar la cultura política de los individuos; y de actualizar a la memoria común (memoria histórica o memoria a largo plazo) a través de un saber mutuo (5) que se manifiesta en la socialización de un pensamiento crítico. Rafael Hernández precisa que:

 “No se trata, […] de reproducir la hegemonía de un socialismo envejecido, sino de reconstruir su cultura política […] con una nueva práctica […] [rebasando a] la división del trabajo tradicional, que prescribe a los políticos como los representantes del pueblo y a los intelectuales como los portadores de la conciencia crítica […]; conseguir dirigentes cada vez más intelectualmente dotados y capaces de dialogar, e intelectuales con mayor dominio de los problemas políticos. De otra manera, seguiremos en esta vieja dicotomía, entre autoritarios y francotiradores, que poco ha aportado a la cultura del socialismo, y más exactamente, a la formación de una ciudadanía plena.” (6)

 El momento para el aprendizaje (y actualización) de una cultura política en tanto producto a largo plazo de la Historia. A su praxis; terreno crítico (democráticamente amplio) para la socialización, sin fin, del compromiso radical socialista necesario a esa praxis, contra el despliegue imperialista del mundo. (7)

 Gramsci advirtió que: “No se puede conseguir una victoria política sin una victoria cultural previa.” (8). En toda Latinoamérica y el Caribe, mediante una nueva integración regional experimentamos la urgencia de una victoria cultural previa. Cada búsqueda local o regional sin una victoria cultural previa, develará la vaciedad política que obstaculiza al discernimiento socialista sustentable. Se percibe cierta re-semantización (9) en el habla popular que incentiva a la amnesia histórica y a la irresponsabilidad social. La fide ignara del culto al dinero (10), durante la idealización del rentismo improductivo generalizado por la propaganda burguesa, acompaña a la ocupación imperialista del mundo.

Durante la pugna de fuerzas en Cuba, por ejemplo, la comunicabilidad entre los hombres y las mujeres -éstas últimas con un nivel altísimo de especialización profesional e integración laboral, por encima de los hombres antes de, y durante la crisis-, se confronta en el espacio socioeconómico y sociocultural en medio de la rectificación radical al proyecto socialista, donde una porción no despreciable de cierta masculinidad (andrógina, machista y homófoba) “dialoga” -eje histórico de la conversación expuesto por Sonesson (11), entendemos, para dominar-, relacionando a la mujer -sobre todo joven-, con la disposición supuesta a ser sometida, por él en el acopio dinerario de la pasividad socio-erótica. Creando un reducto para la depreciación de los asuntos y problemas sociales en el que la dominación sobre la mujer padece una referencia histórica añeja que la crisis se encargó de agravar; a pesar de los esfuerzos de la institucionalidad y de las organizaciones sociales; todavía insuficientes. Aunque han trascurrido dos décadas del inicio de esa crisis y se implementa una política de rectificación radical hacia un modelo de socialismo sustentable que muestra ciertos resultados, ese reducto se mantiene activo en la resaca de un mercado sexual local (ya desmantelado); sus referentes obvian lo más posible el reconocimiento de la diversidad en la opción sexual, desde la cultura del capitalismo desplegada para su ocupación del mundo.

El riesgo de alguna variable activa divorciada del control popular socialista empoderado en democracia, impone espacios excluyentes lejos de contextos “impúdicos”, del compromiso social y del respeto a las leyes. Acopia geo-fragmentos con alto valor (agregado) de cambio como los inmuebles urbanos en primera línea de playa; “de época” (12) en sectores residenciales: El Vedado, Playa o la Habana Vieja, por sobre la cotidianidad local. Aun, si ya desmantelado un espacio de esa índole, queda el precedente mnésico en la medida en que ciertas condiciones socioeconómicas de una cotidianidad (cultura) lo acepten o lo toleren. Durante etapas recientes a tenor de la expansión global de la cultura burguesa negligencias institucionales, disparates arquitectónicos, tendencias supinas en la emergencia de la economía de servicios (en frontera) por cuenta propia o estatal, o el fetichismo dinerario improductivo continúan intentando una “exclusividad” pseudo-burguesa que descansa en la fragmentación social, y se reajusta dependiendo de la situación que en el acopio de plusvalía parasitaria atraviese el capitalismo.

 La mutilación burguesa de los valores esenciales a la autoproducción socialista es un momento inevitable de la guerra cultural imperialista (13). El ámbito popular cubano actual padece indicios de un analfabetismo funcional (14) que descansa en la amnesia histórica del simplismo político. Estafando modos sociorelacionales se activa para que la insustentabilidad económica sea la norma de una pos-crisis de los 90; y mediante la supremacía codicial angloestadounidense (15) emerjan entuertos “científico-económicos” que por lo general casi nadie entiende, pero cautivan como para obnubilar a los problemas y asuntos sociales en la realidad más complicada que una simple tupición en la fontanería del intelecto, hacia donde escaparían los individuos para divorciarse de su ámbito social.

 Gramsci advirtió que: “No se puede conseguir una victoria política sin una victoria cultural  previa.” (16). En toda Latinoamérica y el Caribe, mediante la integración regional experimentamos la urgencia de una victoria cultural previa. Cada búsqueda local o regional sin una victoria cultural previa, develará la vaciedad política que obstaculiza al discernimiento socialista sustentable. Se percibe cierta re-semantización (17) en el habla popular que incentiva a la amnesia histórica y a la irresponsabilidad social. La fide ignara del culto al dinero (18), durante la idealización del rentismo improductivo generalizado por la propaganda burguesa, acompaña a la ocupación imperialista del mundo.

 Cuba se amplía al mundo, pero la normalización de las relaciones diplomáticas bilaterales con los EE.UU. pasa, ineludiblemente por la defensa y actualización de nuestra victoria cultural –y política- previa.

Notas:

1.- Guanche reflexionó que: “La Constitución cubana no usa la distinción entre los derechos económicos, culturales y sociales, y los civiles y políticos presente en la doctrina sobre derechos humanos posterior a la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, pero tampoco aclara si los derechos serán de igual jerarquía y fuerza. […] El ordenamiento y la práctica legales siguieron la filosofía de hacer prevalentes los derechos sociales sobre los individuales. Desde el punto de vista político, ello configura un patrón asistencialista de participación. Crea un ciudadano pasivo a la espera de la provisión pública de bienes y servicios. […] Es un problema que afronta, también, a su manera, el liberalismo…”. Julio César Guanche. Derechos y garantías en la reforma constitucional cubana de 1992. Marzo 31, 2013. http://jcguanche.files.wordpress.com/2013/03/liberquic3a9n.jpg

2 .- Y “se hace más difícil su combate, […] porque el dicho popular de “No se ve la mano que roba, Pero si se ve la mano que gasta”; es una gran verdad sacada de la sabiduría popular.” Francisco Javier Sierra Corrales. Comentarios al anuncio de Maduro de solicitar una habilitante contra la corrupción. La Guarura Impresa. Agosto 14, 2013.

http://laguarura-impresa.blogspot.com/

3.- Samir Amin. La ideología estadounidense. LA JORNADA de México – 14 de Junio de 2003.

http://www.jornada.unam.mx/

4 .- Debe tenerse en cuenta que: “Lejos de desvanecerse en su resultado, el modo de investigación es inmanente al modo de exposición […] no es una mera construcción lógica a priori, aunque su elegancia y sistematicidad parezcan indicar lo contrario, […] no es posible extraer de él un esquema filosófico universal deducido y aplicado a cualquier momento histórico, para cualquier tiempo y lugar o para cualquier objeto de estudio. Las raíces epistemológicas del marxismo colonizado, del europeísmo y el eurocentrismo -no sólo presentes en los manuales stalinistas sino también en las metafísicas “post”- violaron alegremente este principio. Las consecuencias políticas fueron terribles. La epistemología es algo más que un simple juego de mesa para pasar el tiempo.” Néstor Kohan. Nuestro Marx. Libros Libres. Rebelión. http://www.rebelion.org Pág. 284.

5.- Ver: Víctor Andrés Gómez Rodríguez. La dominación comunicativa: un desafío para el socialismo del siglo XXI en la guerra cultural. VIII Edición Internacional de Ensayos Pensar a Contracorriente 2011.EDT Millenium. Ciencias Sociales. Cuba. pp.194-197.

 6 .- Milena Recio. Los políticos deben cambiar de actitud frente al disentimiento. Un “e-diálogo” con Rafael Hernández. Catalejo. 26 septiembre, 2013. http://temas.cult.cu/blog/201309/los-politicos-deben-cambiar-de-actitud-frente-aldisentimiento-un-e-dialogo-con-rafael-hernandez/

7.- “La experiencia nos ha enseñado que las subversiones epistemológicas son siempre difíciles de hacer y de asir no sólo por las barreras con que las circunda el pensamiento conservador sino porque, como corresponde, antes de ser atrapadas en los conceptos huyen provocando nuevas subversiones. De cualquier manera, la construcción de nuevos conceptos y nuevos modos de mirar la vida es ineludible para permitirles salir de viejos encierros. No hay subversión posible si no abarca el pensamiento, si no inventa nuevos nombres y nuevas metodologías, si no transforma el sentido cósmico y

el sentido común que, como es evidente, se construyen en la interacción colectiva, haciendo y rehaciendo socialidad.” Ana Esther Ceceña “Sujetizando el objeto de estudio o de la subversión epistemológica como emancipación” en Ceceña, Ana Esther (coord.) Los desafíos de las emancipaciones en un contexto militarizado (Buenos Aires: CLACSO).2006.

8.- En: René Naba. Después de Siria, Hizbulá. Renenaba.com. http://www.renenaba.com/sous-la-syrie-le-hezbollah/

9.-  Ver: Jorge Luis Acanda. Qué significa ser revolucionario hoy. lahaine.org. 14/7/2013.

http://www.lahaine.org/blog.php?disp=impr&blog=1&p=70552

10.- Ver: Giorgio Agamben. Walter Benjamin y el capitalismo como religión. lostraniero.net. Traducido por S. Seguí.

http://www.lostraniero.net/archivio-2013/152-maggio-2013-n-155/803-un-commento-oggi.html

11.- Ver: Göran Sonesson. Dos modelos de la globalización. En CRITERIOS. Revista Internacional de Teoría de la literatura y las Artes, Estética y Culturología. Nº 33. Cuarta Época. Director: Desiderio Navarro. 2002. 383 p.p. págs. 107-134.

 12.-  Espacios de seclusión electiva donde residía la burguesía habanera hasta 1959-1960. Desde finales de los 40’s y durante los 50’s del siglo XX La Habana fue diseñada, hacia el oeste, como un proyecto inversión urbana para el turismo estadounidense y auto seclusión electiva para la alta burguesía. Así se mantienen aún en el imaginario colectivo. (NA)

 13 Ver: Fernando Martínez Heredia. Contra el capitalismo. La Haine. 12/9/2011. http://www.lahaine.org/blog.php?disp=impr&blog=3&p=56052 .

 14 R. Levins, en Cuando la ciencia nos falla, citado por Gil de San Vicente, enuncia que: «La ignorancia no es la ausencia pasiva de información sino una mezcla formada por datos, datos incompletos, datos acerca de cosas irrelevantes, expectativas irrealistas, conocimiento fragmentado, categorías rígidas así como dicotomías erróneas.» Iñaki Gil de San Vicente. Los peligros de los tópicos…INSURGENTE.org.

http://www.insurgente.org/index.php/component/k2/item/616-los-peligros-de-los-t%C3%B3picos-y-e…

 15 La lengua o sistema modelizante de primer nivel, contiene al código de una cultura mediante sistemas semióticos al uso. El código inglés se prorroga hegemónico en la variante angloestadounidense a partir de 1944, y domina por supremacía codicial a la interacción entre culturas. (NA)

 16 En: René Naba. Después de Siria, Hizbulá. Renenaba.com. http://www.renenaba.com/sous-la-syrie-le-hezbollah/

17 Ver: Jorge Luis Acanda. Qué significa ser revolucionario hoy. lahaine.org. 14/7/2013.

http://www.lahaine.org/blog.php?disp=impr&blog=1&p=70552

 18 Ver: Giorgio Agamben. Walter Benjamín y el capitalismo como religión. lostraniero.net. Traducido por S. Seguí.

http://www.lostraniero.net/archivio-2013/152-maggio-2013-n-155/803-un-commento-oggi.html

 

*Cubano, investigador sociocultural

 Foto F. Medina

Publicado en Sociedad cubana | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Táchira : Cultura y comunicación, ejes centrales de encuentro comunicacional del Mercosur

 

Enviado por Plataforma CDP

SICCI (San Cristóbal, Táchira – SAB.23.MAY / Prensa CDP y ADNalt) – Comunicadoras y comunicadores del Mercosur se darán cita, en el mes de agosto en la capital uruguaya para la 2da edición del Encuentro Comunicación Frontera e Integración Social (ECFIS) con la intencionalidad manifiesta de consolidar una propuesta común para la defensa de la soberanía comunicacional de la región, según lo expresó Calderón, informó además que “actualmente las y los integrantes del equipo promotor debaten propuestas que contienen, entre otros tópicos, el avanzar en mesas de trabajo que aborden temas como: Comunicación, afrodescendencia, pueblos originarios e integración social; Educación, cultura y comunicación; Organización para la comunicación en el Mercosur; Política continental comunicacional y ECFIS, SICCI e institucionalidad”. Corresponsales del Pueblo, Rubén Suárez de La Gaviota fm (Uruguay) ; integrante del Equipo Promotor del ECFIS2015.

AVATAR_ECFIS2015.png

En los últimos días, luego que el equipo promotor de este evento iniciara sus trabajos rumbo a Agosto, un importante número de comunicadores, docentes, estudiantes, directores de teatro, militantes sociales y de derechos humanos, cultores, entre otros muchos actores sociales han manifestado su interés de sumarse, incluso fuera del ámbito del Mercosur, tal es el caso de compañeros de Colombia y Chile, por ejemplo; reseñó Niurka Calderón, Coordinadora de la Fundación Esténtor (Venezuela). Una de las estructuras impulsoras de esta iniciativa.

Calderón, informó además que “actualmente las y los integrantes del equipo promotor debaten propuestas que contienen, entre otros tópicos, el avanzar en mesas de trabajo que aborden temas como: Comunicación, afrodescendencia, pueblos originarios e integración social; Educación, cultura y comunicación; Organización para la comunicación en el Mercosur; Política continental comunicacional y ECFIS, SICCI e institucionalidad”.

Igualmente señaló que la propuesta, construida en colectivo con compañeros y compañeras de Uruguay, Brasil, Argentina y Paraguay, tuvo un fuerte componente inicial desde la experiencia acumulada en la activación que realiza el Colectivo Corresponsales del Pueblo en el Táchira y que ha venido contando tanto con el apoyo del gobierno bolivariano del Táchira, así como del Ministerio del Poder Popular de Comunicación e Información, especialmente desde la Dirección General de Medios Alternativos y Comunitarios.

En esta oportunidad, además se ha recibido un fuerte e incondicional apoyo del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, que dirige el camarada Reinaldo Iturriza, quien no solamente ha recibido en Caracas a integrantes del equipo promotor para conocer de primera mano la iniciativa que lleva adelante el ECFIS, sino que ha manifestado su explícito apoyo a esta propuesta, entendiendo que comunicación, educación y cultura forman parte de una trilogía indisoluble cuando se trata de construir una hegemonía libre y liberadora como herramienta posible y necesaria para el desarrollo sustentable de todas y cada una de las comunidades de la Patria Grande, afirmó Calderón.

Por su parte, Sergio Pindo, Coordinador de la Agencia de Noticias Argentinas Digital (Argentina) comentó que “de este modo se pretende dar continuidad a la labor emprendida en el 2014, cuando se concretara en la norteña ciudad de Artigas (Uruguay) el 1er ECFIS, que contara con la participación de compañeras y compañeros de Venezuela, Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina, donde se debatió sobre una plataforma de ideas que impulsó, por ejemplo, el Sistema Continental de Comunicación e Información, que incluso trasciende a las barreras geográficas del Mercosur y busca la integración cultural, comunicacional e informativa de Norte, Centro y Sur América”.

Pindo, quien formara parte de la delegación argentina que participara en el Encuentro realizado en la ciudad de Artigas, en el norte uruguayo, ratificó que se encuentran impulsados por la necesidad de organizarse y buscar alternativas comunes; el ECFIS2014 sirvió como catalizador de una importante cantidad de inquietudes sobre la salud comunicacional de las comunidades de zona de frontera, al tiempo que se avanzó sobre el debate de la importancia de impulsar medios alternativos plurilingues, estrategias de socialización de saberes de manera colectiva y permanente, al tiempo que se cimienta la idea de la comunicación como derecho humano y que además, no compete solo a las y los integrantes o responsables de Medios, sino a todos quienes de una u otra manera desarrollan acciones en el área de la comunicación, la salud, el deporte, los derechos humanos, la organización y promoción vecinal, entre otros aspectos a los cuales transversaliza el elemento comunicacional.

Carmen Barrios, Coordinadora de la Célula Comunicacional El Quilombo, de Barinas (Venezuela) comentó por su parte que en este ECFIS2015 se propone retomar el debate, evaluar los avances logrados por cada uno de los países participantes, y en esta oportunidad, recibir el aire fresco y revitalizador de colectivos de otras regiones del continente que expondrán sus experiencias en sus respectivos países.

Barrios, quien es graduada en Artes, se mostró entusiasmada con su participación por primera vez en este Encuentro para el cual viene trabajando en la conformación de una serie de propuestas culturales que sostengan e impulsen la integración artística y la interacción necesaria con los procesos formativos y comunicacionales con las y los asistentes al ECFIS 2015 a desarrollarse en Montevideo.

Impulsados entre otros, por la propuesta del pensador y filósofo mexicano Fernando Buen Abad, cuando plantea la necesidad de una Constituyente Comunicacional Continental, así como por la experiencia venezolana de soberanía comunicacional; la expectativa se centra en los aportes que cada delegación pueda brindar al debate de las mesas que terminen conjugando una serie de propuestas concretas de trabajo para los próximos años y que redunden en la construcción colectiva de una contra hegemonía continental comunicacional, manteniendo la diversidad de acciones e iniciativas de cada Medio, Colectivo o Frente Social, pero que se refuercen en el intercambio asertivo de productos comunicacionales, de sistemas informativos y fundamentalmente intercambios culturales que son, en definitiva los que garantizarán una verdadera integración, ya que sólo bajo la premisa de conocernos determinará el poder reconocerse y coadyuvar en una marcha común y acordada, en la defensa de las soberanías nacionales, sobre la base de la complementariedad y la transferencia de conocimientos.

Cabe pues esperar que en las próximas semanas se vayan concretando muchos de los detalles logísticos y operacionales que le irán dando mayores luces a esta propuesta que cada día gana más interesados en sumar esfuerzos para que su realización y que no sea solamente un encuentro más, sino que represente un eslabón importante del proceso evolutivo de la alianza comunicacional continental que promueva la comunicación liberadora, así como espacios libres de comunicación alienante y ratifique la voluntad libertaria de los medios alternativos y comunitarios en alianza perfecta con todas y cada una de las estructuras de la sociedad que determinan y condicionan su desarrollo en favor de los pueblos.

Aporte comunicacional:

Célula de Comunicación e Información de Corresponsales del Pueblo para @ADNalt

Cuándo viernes 07 agosto, 2015 08:00 – sábado 08 agosto, 2015 20:20

Dónde Montevideo | Uruguay

Publicado en MERCOSUR | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

26 000 dólares paga gobierno de EE.UU. al pateador de Panamá

lapolillacubana26:

A veces me preocupa la seguridad de Tracy, por que les vira las costuras a cada rato, y ya se sabe lo propensos que son a “suicidar” a periodistas molestos….

Originalmente publicado en La pupila insomne:

Orlando Gutiérrez Boronat tira patadas frente a la embajada de Cuba en Panamá. Orlando Gutiérrez Boronat tira patadas frente a la embajada de Cuba en Panamá.

Revela el blog Along the Malecón, del periodista estadounidense Tracey Eaton, que Orlando Gutiérrez Boronat, el hombre que inició el enfrentamiento en el parque Porras durante la Cumbre de las Américas en Panamá  y que hoy se sabe fue enviado allí por la Congresista Ileana Ros-Lehtinen para provocar una situación que impidiera el encuentro del presidente Barack Obama con el líder cubano Raúl Castro, cobra 26 000 dólares subvencionados por el gobierno de Estados Unidos.

Ver original 484 palabras más

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

José Martí: a 120 años del inicio de nuevas luchas

Por Wilkie Delgado Correa*

El 120 aniversario de la muerte en combate del Héroe Nacional José Martí nos convoca a la reflexión sobre su vida y su obra, ya que su caída en combate el 19 de mayo de 1895, más que muerte fue siembra fecunda para que su pueblo, bajo el influjo de sus virtudes y su ejemplo,  diera inicio a nuevas luchas

En 1895 se acerca el fin de la corta pero intensa vida de José Martí. En ese año fracasa, por delación a las autoridades norteamericanas, el  Plan de Fernandina. Remite a Juan Gualberto Gómez la orden de alza­miento armado. Se  inicia la llamada por él guerra necesaria contra España el 24 de febrero. Viaja a Santo Domingo y firma con Gómez, el 25 de marzo, el Manifiesto de Montecristi. Se produce su despedida para un largo viaje hacia la guerra, la muerte y la gloria. Escribe su carta a Federico Henríquez  y Carvajal, considerada su testamento político. Sale en compañía de Gómez, y otros cuatro patriotas hacia Cuba. Desembarca por Playitas de Cajobabo el 11 de abril. El 5 de mayo se produce el encuentro con Gómez y Maceo. En el período del 14 de febrero al 17 de mayo escribe  los Diarios conocidos como de Montecristi a Cabo Haitiano y de  Cabo Haitiano a Dos Ríos. Escribe el 18 de mayo su carta inconclusa a Manuel  Mercado, de carácter antiimperialista. El 19 de mayo cae en combate en Dos Ríos, y su cadáver es capturado por los españoles, que lo trasladan y entierran en Santiago de Cuba. Tenía cuarenta y dos años, tres meses y veintiún días de edad.

En las misivas de Martí durante los cinco meses que le quedan para dar remate a la obra cardinal de su vida, desfilan todas las grandes ideas y los sentimientos que han sostenido la armazón comple­ja de su existencia. Se pone de manifiesto su trabajo febril de organización de  la Revolución en todos sus detalles, la fe y confianza que trata de transmitir a sus compañeros, la declaración de su  voluntad  de servir y de cumplir con su deber, que constituyen la razón de ser de toda su vida.  He aquí las confesiones de Martí:

A  Antonio Maceo, convocado con Gómez, para el inicio de la guerra, escribe a principios de enero: “[ Y así  le cumpliré lo que le dije: a nada lo expondré a que no me exponga yo. Siempre estaremos de la misma parte en la pelea por levantar a los cubanos al decoro de la libertad”.

A Juan Gualberto Gómez, patriota encargado de transmitir la fecha del alzamiento en el interior de Cuba, escribe: “[…] Ese es mi primer pensamiento. Ayudar, sí. Oprimir, o encabezar a la fuerza, no. No teman desmayos, ni esperas injustas. Andaremos como la luz”.

¡Qué hermosa imagen literaria y simbólica sobre sus pasos de preparación  de  las batallas por la redención del hombre y del pueblo! ¡Qué hermoso símil para describir la  misión  de  los hombres generosos: “¡Andaremos como la luz!”

En cartas diversas manifiesta confesiones claves sobre su estado de ánimo y su apreciación de cómo  marchan los preparativos revolucionarios. Un hombre necesitado de amor confiesa  al final de su vida: “Siento cariño justo”. Un  hombre que encabeza el movimiento libertador cubano, afirma: “Estoy levantando la Patria a manos puras”. Un hombre que arde en  sus ansias  por echar  a andar la “guerra  necesaria”, convoca  con palabras de profeta: “Si es preciso, háganlo todo, den la  casa. No me  pregunten. Un hombre como yo, no habla sin razón este lenguaje”.”

En medio de las dificultades naturales que encuentra la  Revolución en su camino, y la conmoción lógica que esto produce en los hombres que la llevan adelante, Martí alienta con optimismo y argumentos contundentes “en estos días de deber y de honor”, en que  le han dado pruebas de las virtudes más extraordinarias. Y lanza su reclamo decisivo: “Júntense”.

Entre el cúmulo de las actividades de alta responsabilidad política, de la tarea colosal de unir a las personas y a sus voluntades en  un objetivo común, Martí halla tiempo para comunicarse con las niñas María  y Carmen Mantilla, a quienes quiere como a hijas. A  María envía  una declaración de principios humanos que se sintetiza  en la  frase: “Quiere y sirve.”.  Por otra parte, a Carmen, enfatiza: “Tú  sabes que la pureza y la lealtad son la dicha única”.

En carta a Gonzalo de Quesada, de fecha 3 de febrero, que bien pudiera considerarse su testamento íntimo, se conjugan sus querencias personales con los destinos supremos de su existencia. En ella están implícitas las ideas del mejoramiento humano y en forma realista y  presentida, las alternativas a la que aboca su propia vida en forma  inminen­te: “Si vuelvo,  para nuevas luchas,  recíbanme con una sonrisa. Si no vuelvo, será la hora de enseñar a la niña a que junte sus manecitas para que vuelva a los cobardes el valor…”
    
“Si no vuelvo”, fue la parte cumplida del vaticinio, tras su muerte en combate, o sea, la hora de dar valor,  paciencia y piedad a los hombres.

Pero ahora es la nostalgia de cariño familiar,  de hacerse presen­te en el corazón y el recuerdo de sus seres  queridos, de dar noticias de sus nuevos encuentros,  de querer extender la bondad a fuerza de cariño: “Haz algo bueno cada día en nombre mío”, escribe a la niña María Mantilla.

Se acerca el inicio de la guerra, los días de la guerra  que  ha soñado, planificado y organizado,  y que está a punto de  desatar. Y barrunta en estos caminos sangrientos, “la pelea rabiosa de los hombres”, o sea,  los conflictos que puedan ocurrir y teme. Pero en medio  de  los presagios azarosos, pronuncia  y  reafirma  la opción victoriosa, cualquiera que sea la alternativa: “Bien, si nos vemos. Y si no, bien también. Para nosotros no hay  derrota”.

Y ha comenzado la guerra el 24 de febrero. A impulsos de sus jefes, el  pueblo de Cuba abraza de nuevo a su causa  santa,  la revolución, para  hacer realidad su aspiración de ser libre e independiente. Martí está convencido de que  “sólo  empujan  el ejemplo, y el éxito”. Por eso insta y alienta el próximo y pla­neado arribo  a  tierras cubanas de Gómez, de Maceo y de él mismo. Y deja una consigna para los grandes tiempos de  peligros  con  el enemigo acechándolos a cada paso y justo al frente. “Hoy es el gran trabajo: unanimidad, solemnidad,  magnanimidad, preci­sión. Que en todo vaya esto”.

Al  fin llega la hora de la despedida más dolorosa de todas.  Es el 25 de marzo en víspera de un largo viaje”. El adiós a su madre es un acto de infinito amor filial: “Yo sin cesar pienso en Ud.” También es un acto de inmensa lealtad con su destino: “El deber de un hombre está allí donde es más útil”. Bella y doliente carta, arrancada a un corazón impaciente en los trascendentales momentos en que se dispone a viajar hacia la patria y la gloria.

Y a la hora de la despedida, también llega la oportunidad a  los hermanos.  Al  dominicano Federico Henríquez y Carvajal va su carta-testamento político, una declaración de principios  humanos y políticos que universaliza su obra. “Yo alzaré el mundo.  Pero mi único deseo sería pegarme allí, al último tronco, al último peleador: morir, callado. Para mí ya es hora”, escribe. También  a Gonzalo de Quesada, a Benjamín Guerra y a Estrada  Palma  hace llegar  sus previsiones y su valoración sobre las  circunstancias personales que prevalecen en medio del torbellino de los aconte­cimientos históricos que están en marcha. “Voy con la  justicia”, afirma.  Y  es como si marchara con un talismán  invisible  que  le abrirá los valladares físicos o espirituales.

Yo evoqué la guerra: mi responsabilidad comienza con ella, en vez de acabar. Para mí, ya es hora. Pero aún puedo servir a este único corazón de nuestras repúblicas. Las Antillas libres salvarán la independencia de nuestra América, y el  honor ya dudoso y lastimado de la América inglesa, y acaso acelerarán y fijarán el equilibrio del mundo.”

Y, al fin, también la carta desgarradora a su hijo. Corta como un beso y  un abrazo que las circunstancias le ponen apuros. Y al principio y final de un adiós que será para siempre, dos pedidos paternos conminatorios: uno, velado, contenido en su “salgo sin ti cuando debieras estar a mi lado”. Y otro manifiesto en  su escueta frase: “Sé justo”. Con los dos mandatos cumplió su hijo, que más tarde se incorpora­ría a la guerra.

Y  cuando se trata de confesar querencias,  de hablar con  dulzura de las cosas de este mundo, de soñar despierto mientras recorre un camino a la vez placentero y escabroso, va regando cariños con las artes de un mago y va cosechando cariños con la tenacidad  de un agricultor.

A la niña María Mantilla, escribe: […] Y si no me vuelves a ver, haz como el chiquitín cuando el entierro de Frank Sorzano: pon un libro -el libro que te pido- sobre la sepultura. O sobre tu pecho,  porque ahí estaré enterrado yo si muero donde no lo sepan los hombres.-Trabaja.”

Y cuando ya está cerca de ver cumplidos sus sueños de  pisar  la tierra cubana y alzar a su pueblo hacia la conquista de su liber­tad e independencia,  Martí escribe a Benjamín J. Guerra y Gonzalo de Quesada.

“[…] A mi alrededor,  como van viendo todo se encariña y unifica y ese es alivio grande. Estos días han sido útiles y me siento creído… Quiero, y  veo con creciente ternura, el  sacrificio pleno  y sencillo que me acompaña.”

Ha puesto los pies en Cuba el 11 de abril. Es un lugar  inhóspito  Playitas de Cajobabo en Baracoa, pero los seis expedicionarios llegan al fin al paraíso terrenal que es parte de sus sueños libertarios. Martí comienza  a vivir su vida más plena. “Hasta hoy no me  he sentido hombre”, confiesa. Y a partir de ahí va trasmitiendo las noticias  de sus ánimos acrecidos, de sus alegrías desbordantes, de sus sueños realizados, de sus actos, hechos y propósitos. Son los días que llevan su vida como en alas por sobre de las caminatas, los encuentros, los combates, el paisaje agreste y la  cali­dez acogedora de la campiña insurrecta y su gente.

 Voy bien cargado, mi María, con mi rifle al hombro, mi machete  y revólver a la cintura, a un hombro una cartera de cien cápsulas, al otro,  en un gran tubo, los mapas de Cuba,  y a la  espalda  mi mochila, con  sus  dos arrobas de medicina y ropa  y  hamaca  y frazada y libros, y al pecho tu retrato.”

En circular a los hacendados expresa con firmeza algo que debe ser también legado consustancial para  la patria con todos y para el bien de todos” que ha decidido fundar: “Duele tener que hacer la guerra para conquistar la independen­cia y la honra de la noble Nación Cubana, y hacerla poniendo en vigor leyes penosas, pero necesarias.” Y afirma sin titubeos ni medias tintas:  Todo el que respete la revolución será respetado por  ella. Todo lo que sirva a los enemigos de la revolución, será  destruido por ella.”

Y ha seguido su marcha, con Gómez al lado, insuflando vida a la Revolución, agitando el proceso de desarrollo de esos momentos  y planeando con celo y previsión su rumbo futuro.

En  las líneas escritas para la intimidad en su Diario de Campaña, como en las cartas escritas en este período, se nos presenta  la figura del  hombre que presiente como cercanos, posibles y  reales, los sueños  e ideales que han guiado toda su vida. Y marcha hacia la guerra, hacia el corazón de su pueblo, hacia la muerte y hacia la inmortalidad.

Y  en un alto del camino es la hora de conversar con su  hermano mejicano Manuel Mercado. Y en esta carta inconclusa que  iniciara un día antes de su muerte, vuelca las ideas que han sido norte y han dado sentido a su vida. Es una carta al estilo  de  la  que hiciera dos meses  antes al dominicano  Federico  Henríquez  y Carvajal,  y junto con ésta debe formar parte de su  testamento político. Aunque inconclusa es  concluyente el  pensamiento expresado sobre su visión de la Revolución Cubana como instrumen­to formidable  de la liberación de Cuba y de América y  de  su carácter antiimperialista  y de su papel personal dentro  de la Revolución. Sobre todos estos temas medita y escribe el 18 de mayo, la víspera de su caída en combate, ocurrida el 19 de mayo de 1895.

 “[…];  ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por  mi país  y por mi deber -puesto que lo entiendo y tengo ánimos  con que realizarlo- de impedir a tiempo con la independencia de  Cuba que  se extiendan por las Antillas  los Estados Unidos y  caigan   con  esa fuerza más sobre nuestras tierras de  América.  Cuanto hice  hasta hoy  y haré  es para eso. En silencio ha  tenido  que ser  y como indirectamente, porque hay cosas que para  lograrlas han de andar ocultas y de proclamarse en lo que son levantarían dificultades demasiado recias para alcanzar sobre ellas el fin”.”

Ese día, en Dos Ríos, cayó el líder de la revolución independentista, ascendido por sus méritos acumulados, en reunión de Jefes de la Guerra, al grado militar de Mayor General, poco después de su desembarco. Allí cayó después de librar su primer y único combate en la guerra necesaria que organizara y dirigiera con las manos de un artista, la inteligencia de un genio, la pasión y estoicismo de un espíritu indomable de guerrero, y la visión y predicción de un visionario de los tiempos futuros de su patria y del mundo.

Cuando el hombre tiene a su patria como madre, cuando la ama más allá de todo interés o temor, cuando asume el significado del Himno Nacional de Cuba de que  morir por la patria es vivir, el destino de su pueblo se convierte en su propio destino. Por eso Martí razona:

 Pero cuando se está dispuesto a morir, se piensa poco en la muerte, ni en la propia ni en la ajena. Con el dolor y la sangre, lo mismo que los hombres, nacen los pueblos.”

Tal como había confesado en carta a un amigo, apenas dos años y meses antes, el l4 de febrero de 1893, pudo convertir en realidad su sueño de “pisar suelo patrio que es mi almohada la muerte, y Cuba mi sueño.  Yo creo que podemos ir a Cuba sin que se sepa hasta después de haber llegado. ¿Me alcanzará la vida para ir?”

La vida le alcanzó con creces para ver el sueño convertido en realidad montado en un brioso corcel y con arma en mano en lucha frontal contra el enemigo. La muerte significó el otro viaje humano hacia la gloria y la inmortalidad, librando junto a su pueblo las nuevas luchas del pasado, presente y futuro.

 

*Médico cubano; Profesor de Mérito del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba

Publicado en José Martí | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Por Felipe de J. Pérez Cruz

 Los 120 años de la caída en combate del Héroe Nacional José Martí Pérez (1853-1895), el 19 de mayo de 1895, se celebran con no pocas actividades de pensamiento. En justicia, alrededor de Martí y su obra, trabaja a lo largo de la geografía del país, un nutrido y talentoso colectivo de cientistas  y activistas, y esta es hoy por hoy, una  de las esferas de la historia y cultura cubana, que mejor se ha preparado para sistematizar y organizar su aporte a la educación y la construcción de la memoria, y la conciencia histórica de las presentes y futuras generaciones de cubanos y cubanas. Es legítimo entonces el que desde las fortalezas martianas, nos propongamos avanzar en otros campos de menor fertilidad. Este es el caso del debate alrededor de la honorífica revolucionaria, en vísperas de conmemorar el Bicentenario del nacimiento de la Madre de la Patria Mariana Grajales Cuello.

 Frente a la propuesta de que el Consejo de Estado de la República de Cuba, otorgue a Mariana el título honorífico de Madre de la Patria, hay opiniones contrarias que pretenden sustentarse desde la declaración de Madre, hecha por Martí en homenaje póstumo.

El rescata del pasado-presente heroico

José Martí, quien se auto reconoció continuador de la gesta bolivariana (1810.1830), y en tanto articulador por excelencia de un proyecto-país que se abría a lo político desde el ámbito ético, ideológico y cultural; comprendió la trascendencia educativa y formativa de los panteones heroicos,  tanto en lo que a la consolidación de la identidad patria se refiere, como al aporte de universalidad que cada pueblo tributa a su época y mundo.

 El fundador del primer Partido Revolucionario Cubano en 1892, se dio a la tarea de rescatar, estudiar y sistematizar, la historia del proceso histórico revolucionario recién transcurrido (1). La Historia debía escribirse para  que “… perdurase y valiese, para que inspirase y fortaleciese”, afirmaba (2).

 No fue una tarea fácil, se trataba de una epopeya reciente, plagada de contradicciones y desencuentros, donde supo  hallar la medida del mérito, la reflexión que ayudara a la prospectiva, y sobre todo, la fundamentación y estímulo para educar en solidaridad, justicia, igualdad y dignificación humanas, como bases indispensables de la unidad política de todos los revolucionarios, de su intransigencia e ímpetu en el combate emancipador.  Rendir tributo a los héroes y continuar su ejemplo, para arrastrar tras de sí a la nueva generación junto con los veteranos, será uno de los ejes de labor histórica martiana. En estos propósitos afirmará: “… aquella década magnífica, llena de épicos arranques y necesarios extravíos, renace con sus héroes, con sus hombres desnudos, con sus mujeres admirables, con sus astutos campesinos, con sus sendas secretas, con sus expedicionarios valerosos. Ya las armas están probadas, y lo inútil se deshecha, y lo aprovechable se utiliza…Ya fructifican nuestras miserias, que los errores son una utilísima semilla. La intuición se ha convertido ya en inteligencia: los niños de la revolución se han hecho hombres”.

 Martí prestará especial atención a significar el aporte femenino en la Revolución. El modelo de mujer mambisa, que promocionan los combatientes de la guerra, era el de la abnegación, el sacrificio, y la fortaleza en la adversidad de las mujeres cubanas. Las mambisas se caracterizaban como hijas y novias devotas, esposas ejemplares, madres admirables, deber ser que se constituiría en tradición heroica sustentada en los hechos, pero que llevaba implícita las limitaciones sexistas y machistas consustanciales a la cultura de dominación predominante. La tradición espartana grecolatina, asumida desde la doctrina del martirologio cristiano, enfatizaba en el tema del sacrificio y la entrega.  La visión martiana, parte del imaginario existente, para trascenderlo, y aportar un novedoso enfoque de la equidad de géneros: (…) las campañas de los pueblos –afirma- sólo son débiles, cuando en ellas no se alista el corazón de la mujer; pero cuando la mujer se estremece y ayuda, cuando la mujer, tímida y quieta de su natural, anima y aplaude, cuando la mujer culta y virtuosa unge la obra con la miel de su cariño- la obra es invencible” (4)Para Martí “(…) las ideas (…) no están seguras hasta que las mujeres no las aman” (5). Para el: “Nada perdura sin la gracia. La mujer, de instinto, divisa la verdad y la precede” (6).

 Hay en la profusa obra martiana, un significativo seguimiento a la historia de las mujeres mambisas, para resaltar el protagonismo de  la  mujer en función de las diversas tareas patrióticas que cumplió, como combatiente, enfermera, pilar del aseguramiento de retaguardia, mensajera, agente de la inteligencia mambisa, activista de propaganda y financiación en la emigración;  todas para el Apóstol, labores heroicas, que desempeñaron las féminas cubanas en el movimiento de liberación nacional.

 El epistolario martiano da cuenta del amplio abanico de caracteres femeninos, que logró aunar como sus amistades personales, para dar continuidad a la guerra revolucionaria, entre las que se destacan las esposas y madres de los jefes y combatientes de la Guerra de los Diez Años (1868-1878), así como una amplia red de colaboradoras que logró articular a los fines de la fundación de clubes, la propaganda y el trabajo secreto del Partido Revolucionario Cubano. En esta obra martiana Mariana Grajales Cuello tuvo un lugar cimero.

Mariana Grajales

 Para el Héroe Nacional, entre las numerosas mujeres que jalonaron la historia del movimiento de liberación nacional cubano en el siglo XIX, Mariana fue síntesis, esplendor y leyenda.

 La historia-leyenda de Mariana Grajales en la Guerra de los Diez Años, se había extendido por en un exilio patriótico, que siguió con pasión los andares del General Antonio Maceo Grajales , devenido en figura principal de cuanto plan o conspiración se tejió para reiniciar la guerra independentista. Conoce Martí que de todos los hijos de Mariana Grajales, 12 participaron en las gestas independentistas del siglo XIX (7), y que allí en la manigua, durante los diez años de guerra, había estado la madre defendiéndoles la vida, al frente de una unidad sanitaria del Ejército Libertador, alentándolos y exigiéndoles disciplina, constancia, altura ética. Marcos, su esposo, es quien primero cae en combate. Le seguirían Justo Germán, Fermín, Julio y Miguel. Firmada la paz del Zanjón, desde las montañas guantanameras, Mariana alentó la rebeldía indomable del General Antonio en la  histórica Protesta de los Mangos de Baraguá, de Felipe y José, mientras atendía a la recuperación de sus hijos Rafael y Tomás, heridos en combate (8).

 Sobre esta epopeya de Mariana, el propio Martí narraría: ¿Su marido, cuando caía por el honor de Cuba no la tuvo al lado? ¿No estuvo ella de pie, en la guerra entera,rodeada de sus hijos? ¿No animaba a sus compatriotas a pelear,y luego,cubanos o españoles, curaba alos heridos? ¿No fue,sangrándole los pies,por aquellas veredas, detrás de lacamilla de su hijo moribundo, hecha de ramas de árbol? ¡Y si alguno temblaba, cuando iba a venirle al frente el enemigo de su país,veía a la madre de Maceocon su pañuelo a la cabeza,y se le acababa el temblor! ¿No vio a su hijolevantarse de la camilla adonde perecía de cinco heridas, y con una manosobre las entrañas deshechas y la otra en la victoria,echar monte abajo,con suescolta de agonía,a sus doscientos perseguidores? (9).

 Martí sabía de la participación conspirativa de Mariana cuando se reinicia la lucha, con la llamada Guerra Chiquita (1879-1880), donde participan José, Rafael y Felipe. Una vez concluida la contienda, luego del acuerdo de paz, el mando español, traiciona y apresa en alta mar a los tres hermanos combatientes, y los envía como prisioneros a las mazmorras españolas en tierras africanas, junto con la esposa  de José y un hijo de este. Mariana peleará con todos sus recursos de madre por la liberación de sus hijos, y el regreso de la nuera y el nieto. El 2 de mayo de 1882, muere enfermo Rafael, como consecuencia de los malos tratos acumulados en prisión, pero su desaparición le será ocultada a madre por la familia, para no hacerla sufrir más.  En agosto del  propio 1882 se da la primera fuga de José, y su apresamiento en Gibraltar. Dos años después volvería a intentarlo, ahora con éxito. Felipe, el mayor de los hijos, regresará tras nueve años de presidio, ya frisando los 60 años, para incorporarse a las tareas de la emigración patriótica

 La familia Maceo-Grajales, extendida en el Caribe y Centro América,  tenía por centro vital la casa de Mariana en Kingston, Jamaica, parada obligada de cuanto patriota llegaba a la vecina isla. Martí visita a Mariana por primera vez el 12 de septiembre de 1892. La conoce por historia y sin dudas se preparó para el encuentro, pero la vivencia personal de la heroína y la empatía  que los  concertó, sobrepasó toda expectativa.  Vio en la recia mujer, madre y mulata, el símbolo de todo el heroísmo y la entrega de las patriotas  cubanas. El Apóstol escribe sobre ella, con “entrañable afecto, con la suavidad de hijo”, como si tratara con “la raíz del alma”.

 Martí en su precursora labor de exaltar sus méritos y aportes,enfatiza en “esa Madre de los Maceo que quería a todos los cubanos que luchaban por la independencia. Y abría las puertas de su hogar a todos, como madre de todos”(10). Es en esta visita que también conoce a María Magdalena Cabrales Fernández,  esposa del General  Antonio y a otros familiares, que vivían con Mariana (11). El joven líder conquista el amor de la madre y de la familia que la acompaña.No ha pasado un mes del feliz encuentro, y el 6 de octubre publica en Patria su primera semblanza de la madre de los Maceo: Ya estáyéndosele la madre, cayéndosele está ya la viejecita gloriosa en elindiferente rincón extranjero, y todavía tiene manos de niña paraacariciar a quien le habla de la patria” (12). El  24 de octubre, se funda en Kingston,el club “José Martí’ el primero femenino del Partido Revolucionario Cubano fuera del territorio estadounidense, que eligió como su Presidenta a María Cabrales. 

 Mariana para Martí trascendía en lo ideológico. La sintió simiente de la poderosa retórica antirracista que, comenzó a florecer durante la primera rebelión anticolonialista, y para quien situaba la igualdad racial como base de la nación cubana, este valor resultaba trascendental. Comprometido Martí con la emancipación femenina, Mariana le modelaba la mujer que rompió en su tiempo con el esquema mental sexista y machista. No es casual que el General Antonio Maceo, comparta el reducido grupo de jefes mambises, que premiaron los méritos de guerra de las mujeres, concediéndoles grados militares.

 Martí –como afirma Joel Mourlot Mercaderes-, fue quien más caló en su alma, el valor de la imagen, de la significación de Mariana Grajales para Cuba, desde que la conoció (13). Comprendió con su superior sensibilidad humanista y fina agudeza política, cuánto valor y representatividad encerraba la madre de los Maceo, cuánto podía aportar su historia y prestigio, a la obra de unidad y rescate de la epopeya mambisa que se había propuesto. Y multiplicó en el más amplio teatro de la nación en construcción, lo que ya se había revelado a los combatientes que la conocieron y aquilataron en la guerra. Presentó el Apóstol  a Mariana, con la precisión del ideólogo, la pasión del propagandista revolucionario, y el verbo hermoso del poeta, y lo hizo en Patria, el órgano del Partido Revolucionario Cubano, que llegaba a todos los y las patriotas en la emigración, y se introducía clandestinamente en Cuba.

 Martí en Patria, inmortalizó la leyenda y la historia de Mariana, y narró para todas las épocas la entrega de la madre amantísima, destacada en la retaguardia mambisa. Retrató con su prosa fuerte y hermosa el día en que con la tumba recién abierta de uno de sus hijos, con dos de ellos heridos graves y Antonio herido en el pecho, ensangrentado y moribundo,  no solo supo exigir sosiego y salvar al Titán, sino que con todo el dramatismo del momento, le ordenó a su hijo Marcos, que ya era hora de que se incorporara al combate armado (14).

 Martí subrayaba cómo ya muy anciana, Mariana seguía forjando valores en sus descendientes, contaba las hazañas de sus hijos, y continuaba conminando a la joven generación, a asumir su deber de continuar la lucha por la emancipación nacional: “Con su pañuelo de anciana a la cabeza, con los ojos de madre amorosa para el cubano desconocido, con fuego inextinguible, en la mirada y en el rostro todo, cuando se hablaba de las glorias de ayer, y de las esperanzas de hoy…”(15).

 En vísperas de la nueva guerra, Mariana Grajales Cuello fallece el 27de noviembre de 1893, para convertirse de inmediato en estandarte ideológico, en ejemplo que moviliza, realidad que José Martí asume como prototipo de mujer y madre patriota. Al dar la noticia de la desaparición física de la excelsa combatiente revolucionaria en el periódico Patria, el 12 de diciembre de 1893, el Apóstol escribió: ¿Qué, sino la unidad del alma cubana, hecha en la guerra, explica la ternura unánime y respetuosa, y los acentos de indudable emoción y gratitud, con que cuantos tienen pluma y corazón han dado cuenta de la muerte de Mariana Grajales, la madre de nuestros Maceo?Qué había en esa mujer, qué epopeya y misterio había en esa humilde mujer, qué santidad y unción hubo en su seno de madre, qué decoro y grandeza hubo en su sencilla vida, que cuando se escribe de ella es como de la raíz del alma…Patria en la corona que deja en la tumba de Mariana Maceo, pone una palabra: ¡MADRE!”(16).

 En carta al General Antonio Maceo, escrita tres días después de la crónica de honor en Patria, le dice, refiriéndose a Mariana: “Vi a la anciana dos veces, y me acarició y miró como a hijo, y la recordaré con amor toda mi vida”(17) “De león y de leona”(18)vino Antonio Maceo enfatizará Martí, con su amplia visión integrativa de género.

Trascender y emular el 1893

 Se afirma que Mariana no necesita que hoy se le reconozca institucionalmente Madre de la Patria, porque ya lo hizo José Martí en su propia época. Sin dudas Martí conoce la tradición heroica de nacionalismo latinoamericano. Ha vivido en México y sabe de la designación de Leona Vicario  como Madre de la Patria, incluso menciona a la patriota mexicana en sus apuntes (19). No es casual que al concluir su crónica de homenaje, la signifique como MADRE. Pero no basta dejar el tema en el año 1893.

 Venimos de la crítica a una enseñanza y divulgación de la Historia  que -como otras disciplinas sociales-, fueron obligadas a partir de los años setenta del pasado siglo, a ser siervas de la filosofía política, y no sus compañeras en dignidad de ciencia, práctica revolucionaria y pronóstico. Se explica entonces el rechazo prejuicioso que produce en no pocos profesionales de la Historia y de las ciencias sociales, a todo aquello que se perciba como una “intervención” desde “la política”. Probablemente ahí está la raíz de las incomprensiones y la subvaloraciones que existen alrededor de la disciplina premial, y el sentir anti estatista como ente “contaminador” del juicio y la dignidad histórica, que subyace en algunas de las posturas que se manifiestan en contra del otorgamiento por el Consejo de Estado, del título de Madre de la Patria a Mariana Grajales. Pero la psicología del rechazo a las supra autoridad de “lo políticamente correcto”, hoy ha sumado nuevos mimetismos acríticos, tan empobrecedores o más, que los ya criticados procedentes del modelo burocrático partidista soviético. No muchos compañeros y compañeras se percatan, de que los vacíos provocados por la acción combinada del no-conocimiento, la devaluación del marxismo y su lenta recuperación como teoría y método revolucionario, y el prejuicio a “lo político”, los están llenando cada vez más el liberalismo y varias mesclas eclécticas de la peor especie. 

 En el caso que nos ocupa, los colegas y las colegas que están detenidos en 1893, olvidan que la proclamación martiana, incluyó y nos dejó una tarea para este tiempo. Martí como líder político tenía ante sí la inmensa y compleja obra de la unidad nacional, y no podía permitirse dar paso a ninguna acción que pudiera ser manipulada por los intereses contrarios. En la crónica de referencia a la muerte de Mariana, precisa esta situación: “Por compasión a las almas de poca virtud, que se enojan y padecen del mérito de que no son capaces, y por el decoro de la grandeza más bella –refiere Martí-,en el silencio,sujetaremos aquí el elogio de la admirable mujer, hasta que el corazón, turbado hoy en la servidumbre,  pueda, en la patria que ella no vio libre, dar con el relato de su vida, una página nueva a la epopeya”. Las cubanas y cubanos de hoy tenemos esa deuda con Martí.

 Hoy no tenemos “que sujetar el elogio”. Nuestro corazón no está “turbado en la servidumbre”. Vivimos en la patria libre “que ella no vio”.Tenemos entonces que cumplir la tarea que el Apóstol nos dejó, para este preciso momento:Hacer del relato de su vida, una página nueva a la epopeya revolucionaria cubana. ¿Y quién mejor que el Estado revolucionario, junto con sus ciudadanos y ciudadanas, para cumplir tal demanda martiana?

 ¿Por qué “sujetar el elogio, cuando podemos hacer valer nuestro derecho constitucional y la Ley de condecoraciones y títulos honoríficos que muy bien nuestro Estado en tanto Poder del pueblo, en servicio del propio pueblo,(20) se ha dictado?

 

Notas:

(1)       Ver: Olivia Miranda Francisco: Historia, cultura y política en el pensamiento revolucionario martiano, Editorial Academia, La Habana, 2002; Ibrahím Hidalgo Paz: “Notas sobre la concepción de la Historia” en: Revista Honda. Rev. De la Sociedad Cultural José Martí. No. 6. 2002; Marlene Portuondo Pajón: La educación histórica en Patria: una visión estratégica de Martí, Cuba, Una identità in movimiento, http://www.archivocubano.org/portuondo_01.html

(2)       José Martí: Carta a Manuel de la Cruz, 3. junio. 1892. Epistolario. CEM-Editorial de Ciencias Sociales, tomo 2, La Habana, 1993, p. 204.

(3)       José Martí. Obras Completas. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975, tomo. IV, pp. 184-185.

(4)       José Martí, Patria, 7 de mayo de 1892, Obras Completas, t. I, La Habana, Editorial Ciencias Sociales, 1975, p 17.

(5)       Ibíd., p 18.

(6)       Ibíd.

(7)       María Dolores muere recién nacida y Manuel Regüeyferos Grajales  también fallece antes de iniciado el proceso insurreccional.

(8)      José Luciano Franco: Ob. cit., p 125.

(9)       José Martí Pérez: “Mariana Maceo” Obras Completas, Editorial de Ciencias Sociales, tomo  V, p. 26

(10)     José Martí Pérez: La madre de los Maceo, Patria, 6 de enero de 1894, Obras Completas, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975, tomo III, p. 27

(11)     Ver: Nydia Sarabia: Historia de una familia mambisa. Mariana Grajales. Secretaría de Trabajo Ideológico, Comisión Nacional de Historia, La Habana, UJC, Instituto Cubano, Editorial Orbe, 1975, 112. El encuentro de Martí con la heroína Mariana ha sido tratado recientemente por Damaris Torres Elers. Ver: 120 años del encuentro de José Martí en Jamaica con Mariana Grajales y María Cabrales, Sierra Maestra, Santiago de Cuba, 14 de octubre de 1912, p 4

(12)     José Martí Pérez: Antonio Maceo, Patria, 6 de octubre de 1893, Ob. cit., tomo IV, p. 451.

(13)     Joel Mourlot Mercaderes: La “Madre de Cuba”, la “Madre de la Patria”, Periódico Sierra Maestra, Santiago de Cuba, 27 de Noviembre de 2012.

(14)     José Martí Pérez: La madre de los Maceo, Ob. cit.

(15)     José Martí Pérez: Mariana Maceo, Patria, 12 de diciembre de 1893, en Obras Completas, Ob. cit., tomo V, p 26.

(16)     Ident. ant.

(17)     José Martí Pérez: Ob.  Ci.t,  t. 3, p. 48

(18)     José Martí Pérez:Antonio Maceo,

(19)     José Martí Pérez: Fragmentos, Ob. cit., tomo XXII, p 158.

(20)    Ver: Artículo No. 9, inciso b) de la Constitución de la República de Cuba. Gaceta Oficial de la República de Cuba, edición Extraordinaria número 3 de 31 de enero de 2003.

 

 

*Doctor en Ciencias Pedagógicas,  Profesor e investigador y Presidente en La Habana de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC)

 

Publicado en Homenajes | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario