¡Chúpate esta mandarina!

 Con ese expresivo título, mi corresponsal en Miami me alerta de esta nueva barbaridad del «País de las Maravillas»… Mientras, en la mal llamada «Torre de la Libertad» la hez de la ciudad agasaja a la Blodeguera mejor pagada….


Miami arremete contra monjas que alimentan a desamparados
Daniel Shoer Roth,  el Nuevo Herald
 
Hace 33 años, la Madre Teresa de Calcuta vino a Miami a poner en acción su popular lema de amor: “Servir a los más pobres entre los pobres”.
Desde entonces, cada mañana un grupo de hermanas de la Congregación de las Misioneras de la Caridad cubiertas con el distintivo sari blanco con rayas azules, deja tras de sí la verja del pequeño convento donde viven sin aire acondicionado ni lavadora ni televisión, para entrar, al otro lado de la calle, en el mundo de la pobreza: un comedor para los desamparados fundado por la Madre Teresa.
En días recientes, al terminar la oración matutina en una capillita con la imagen de Nuestra Señora de Fátima, las hermanas, acostumbradas a escuchar palabras cándidas de personas agradecidas, se encontraron con una notificación de la Ciudad de Miami en un poste de electricidad que las acusa de una violación de los códigos municipales.
Aparentemente, nunca habían obtenido un permiso para alimentar a cientos de desamparados que ven en ellas el reflejo del símbolo universal de la compasión y la dignidad que representa la Madre Teresa.
“¿Qué estamos violando?”, preguntó la hermana Lima Marie, superiora de la casa. “¿Ocuparse de los desamparados es una violación?”
Las hermanas se asustaron porque la notificación culmina recordándoles que la operación “de un negocio sin las licencias requeridas es ilegal bajo la ley estatal y local, y es penalizado con arresto criminal o cierre del negocio”.

Con ese agresivo lenguaje se hace obvio que el gobierno de la ciudad no tiene ni el mínimo respeto por estas abnegadas religiosas ni la sensibilidad necesaria para diferenciar entre un “negocio” sin licencia, y una obra de caridad.

Imágenes

[1] La Madre Teresa de Calcuta durante la inauguración del comedor en Overtown hace 33 años. Cortesía de las Misioneras de la Caridad de Miami

[2] La hermana Joselle, una de las Misioneras de la Caridad de Miami, sirviendo comida para los desamparados. Roberto Koltun / El Nuevo Herald

Contenido Relacionado

LEA la notificación de la Ciudad de Miami a las monjas

Acerca de lapolillacubana26

Cubana, revolucionaria, solidaria, amiga y con muchas ganas de compartir contigo todo lo lindo que mi Patria puede mostrarte: mi blog es una ventana abierta sobre Cuba y el mundo, desde la verdad y la justicia.
Esta entrada fue publicada en Estados Unidos Sociedad y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Chúpate esta mandarina!

  1. Pingback: ¡Chúpate esta mandarina! | Cayo Hueso

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s