ESCARAMUZAS POLÍTICAS: Una conversación sin igual

Por Gloria Analco*, @GloriaAnalco

José María Aznar se reclinó ligeramente en su asiento y cambió bruscamente de tema: “Hugo, os diré que tenéis una nación muy rica en recursos naturales, especialmente en vuestro petróleo… Si hacéis buen uso de vuestros recursos y los utilizáis como debierais, podrías dirigiros fácilmente al Primer Mundo y dejar atrás a las naciones del orbe latino, del pésimo Tercer Mundo”. Era un diálogo que Aznar sostenía con Hugo Chávez, en 2002, en el Palacio de Miraflores, semanas antes del golpe de Estado que dejaría fuera del poder a Chávez momentáneamente. Aznar estaba invitando al Presidente de Venezuela a formar parte de un grupo muy selecto de líderes políticos en alianza con la gran empresa. Aznar continuó: “… es mejor declinar ciertos anhelos y sacrificar ideales que a veces no podrán cumplirse…”

 Hugo Chávez, entendiendo los mensajes, le respondió entonces que “aquí, en Venezuela, el apoyo fue del pueblo, de gente muy pobre, y darles la espalda o sacrificar sus ideales para obtener algo, tal vez mejor aún, no sé si sería recomendable”. Aznar le respondió: “Muchas veces os es necesario dejar atrás ciertas posturas y renunciar a ideas que no llegarán a prosperar… Os sugiero, ante todo, que debierais de cortar de inmediato vuestras relaciones con Cuba y terceros”. Entonces, quien se removió en su asiento fue Chávez: “Mira, lo que me pides es un tanto duro para todos nosotros, no sólo para mí, y me asombra… no son mis ideas sino las de un pueblo”.

 “Hugo –insistió Aznar-, lo que os digo es que no podéis ir contra del orden que se ha construido y que se ha establecido en el mundo, especialmente para Latinoamérica y vuestros países, no podéis ir contra la marea todo el tiempo…”. Y para más asombro de Chávez, agregó: “He tenido la oportunidad de intercambiar criterios con varios líderes de naciones en el mundo mostrándoles este camino a seguir, y varios lo han aplicado. Y pienso que es vuestro turno Hugo… Si lograseis cambiar vuestra política, me comprometo a ofreceros toda la colaboración posible… de invitaros fraternalmente a formar parte del Gran Club de Hombres y Naciones Selectas del Nuevo Orden donde tendríais un papel importante que llevar a cabo, estarías entre las naciones del Primer Mundo y donde obtendrías múltiples beneficios como miembro de nuestro club en vuestra persona, tendrías colaboración del CFR (Council on Foreign Relations, la organización privada más poderosa por su peso en la política exterior de Estados Unidos) y otros organismos… basta que lo decidáis”.

Chávez se resistió: “… Por ejemplo, ¿qué hay de Haití y Centroamérica, y África, donde existen naciones bien pobres?, a lo que Aznar le contestó: “Os puedo decir que dichas naciones, por carecer de un orden establecido y no seguir la política estándar de este nuevo orden, se jodieron… Podéis cambiar ese rumbo para Venezuela”. Aznar le insistió a Hugo que tenía que “¡cortar con Cuba ya!”. Chávez fue sincero: “Eso no lo podría hacer José, pues Fidel es como un padre para mí y comparto varios de sus ideales”.

 La respuesta de Aznar, en esos momentos Jefe del Gobierno de España, fue: “Es sólo una recomendación. No os quiero imponeros, pero ese es el orden a seguir Hugo, sí o sí”. Hugo Chávez quiso saber qué sucedería si rechazaba la invitación a formar parte del “Club Exclusivo”: “José, en el hipotético caso que mi gobierno y la misma Venezuela rechazara seguir este orden internacional que llamas tú, y se negara a girar su dirección que empezamos a tomar, ¿tienes alguna idea qué pasaría?”.

 Aznar se acarició el bigote y le contestó: “Lo que me preguntáis es muy siniestro, pero tenéis que tener cuidado en lo que hacéis a futuro por vuestro bien y el de Venezuela, en el contexto del nuevo orden internacional. Digamos que tendrías un fiero ataque desde Norteamérica hasta los países de la liga Europea, en lo militar y económico. Podrías verlas a cuadritos y no os lo desearía. Tendríais la misma suerte o aún peor que Haití, de eso no os preocupéis”. La conversación que mandó desclasificar Chávez, concluyó con su dicho: “Bueno, lo tomaré como un consejo, pero no como alguna promesa a ejecutar, pues te discrepo en varios puntos. Seguiremos la discusión en Madrid”.

 A las pocas semanas de esa conversación, se produjo un intento de golpe de Estado, en abril de 2002, contra Hugo Chávez, que él atribuyó a Estados Unidos y España. Con Hugo Chávez, la pobreza en Venezuela, acumulada de 200 años, se redujo a la mitad, según la CEPAL. ¿Qué hubiera ocurrido si Chávez da su brazo a torcer frente a Aznar?

 

*Reportera mexicana, publica en Uno más uno y otros órganos de prensa. Colaboradora habitual de Cuba coraje. Trabajo enviado por su autora

Nota de la Ed. Esta conversación ha sido publicada en varios sitios digitales, entre ellos en Progresismo Humano

Anuncios

Acerca de lapolillacubana26

Cubana, revolucionaria, solidaria, amiga y con muchas ganas de compartir contigo todo lo lindo que mi Patria puede mostrarte: mi blog es una ventana abierta sobre Cuba y el mundo, desde la verdad y la justicia.
Esta entrada fue publicada en Chávez ahora y siempre, Venezuela y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ESCARAMUZAS POLÍTICAS: Una conversación sin igual

  1. Leonardo Adames dijo:

    Caramba, de verdad, los países pobres deberíamos jodernos cada vez más, pero unidos para ayudarnos a soportar las jodiendas que pretenden imponernos los poderosos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s