Cuba y los EE. UU., hasta el momento, somos países vecinos: Nota aclaratoria de una cubana

Por Lohania Aruca Alonso*

MapaCaribe Me parece inexacta la calificación de “países amigos” en el caso de las relaciones que se han logrado en el plano diplomático entre las naciones y gobiernos de Cuba y los Estados Unidos de América. El mismo Secretario de Estado, Sr. John Kerry, en su discurso del 14 de agosto de 2015, dado al izar su bandera sobre la Embajada de EE. UU. en La Habana, aclaró que éramos “países vecinos” (irrefutable evidencia geográfica). Ni países enemigos, ni rivales, según dijo este alto funcionario estadounidense.

No obstante, los medios de comunicación fuera de Cuba, insisten en el término y la fórmula irreal referida a la “amistad” Cuba–EE. UU., aun cuando el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba continúa afectando a la población cubana en cuestiones esenciales para la subsistencia, la salud, la transportación, comunicaciones, etc. Nada nuevo se aprecia en cuanto a la reclamación de Cuba sobre la ilegal ocupación del territorio que ocupa la Base Naval de los EE. UU. en Guantánamo. Se siguen tramando agresiones contra la Revolución Cubana, desde territorio estadounidense. Estos y otros son los “asuntos pendientes” en la agenda de la negociación en torno a la total regulación o normalización de las relaciones bilaterales.

Las sonrisas complacidas de Obama y las declaraciones de “posiciones personales” de Kerry –en cuanto su preocupación por “ayudar” al pueblo cubano con el levantamiento del bloqueo-, no van más allá de los simples gestos. Necesitamos hechos concretos. El canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla ha dicho en una reciente conferencia de prensa en la ONU (28 septiembre), que el Presidente de los EE. UU. tiene prerrogativas que aún no ha empleado para “vaciar” de contenido las leyes que jurídicamente respaldan el bloqueo. ¿Qué significa esto?

Para los cubanos y cubanas, para el pueblo de Cuba real -no el limitado políticamente por los prejuicios antisocialistas- el bloqueo es una cuestión humanitaria, ha sido calificado como un acto genocida, y lo padecemos desde hace más de 50 años hasta hoy día, todavía mañana lo tendremos que padecer (Una ley sobre el comercio con el “enemigo”, Cuba, está vigente hasta el 2016, recientemente la firmó Obama.) ¿Cuantas generaciones de nuestro país tendrán que sufrir limitaciones importantes en sus condiciones de vida debido al bloqueo?

¿Es que se puede considerar “amigo” de nuestro país y población a quiénes impiden, obstaculizan, o sancionan a terceros países, impidiendo la solución de numerosos problemas que son vitales para el desarrollo humano en Cuba? ¿Puede una madre sentir la amistad de un gobierno extranjero que no permite que su hijo o hija reciba una medicina, o, un tratamiento imprescindible para devolverle la salud –venga de Estados Unidos o de otro país, que sería multado si lo facilitara? ¿Cuál es el significado de “país amigo”?

En mi opinión de cubana que siento de cerca, en mi misma persona, el peso del bloqueo, la injusticia de la Base Naval -convertida en prisión y centro de torturas-, entre otras agresiones que persisten, afirmo rotundamente: NO; definitivamente no percibo, ni siento en la vida real, esa “amistad” hacia Cuba y su pueblo, de la cual alardean con frecuencia ciertos políticos estadounidenses.

Los pueblos de Cuba y Estados Unidos nunca han sido enemigos, y eso siempre lo hemos dejado bien claro los cubanos y cubanas. Sin embargo, el apoyo de los gobiernos estadounidenses a las acciones agresivas contra Cuba socialista, su intención continuada de que renunciemos al sistema económico, político, social y cultural, por el que hemos optado constitucionalmente, han sido el parte aguas entre dos países que, por naturaleza son vecinos y, sobre la base de este hecho, pudieran aspirar a una amistad verdadera.

Es bien sabido que, Cuba jamás ha impuesto a los Estados Unidos ninguna medida que reprima o reste un milímetro a su independencia y soberanía nacional. Por tanto, tenemos derecho a esperar la más sincera y estricta reciprocidad de parte de nuestro vecino del norte. Y todavía, pacientemente, pero con dignidad y firmeza, la esperamos. Solamente entonces será cuando nos sentiremos mutuamente países amigos.

 

* Cubana. Periodista e investigadora histórica y cultural. Licenciada en Historia, con especialidad en Urbanismo. Máster en Ciencias Estudios sobre América Latina, el Caribe y Cuba Miembro de la UNEAC, la Unión de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción y la UPEC. Cumplió tareas como funcionaria del Servicio Exterior del MINREX en Cuba

 

Anuncios

Acerca de lapolillacubana26

Cubana, revolucionaria, solidaria, amiga y con muchas ganas de compartir contigo todo lo lindo que mi Patria puede mostrarte: mi blog es una ventana abierta sobre Cuba y el mundo, desde la verdad y la justicia.
Esta entrada fue publicada en Relaciones Cuba - Estados Unidos, Relaciones Cuba-USA y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s