#Argentina, de nuevo traicionada pero nunca derrotada

Por Ilka Oliva Corado*, @ilkaolivacorado

Bunker-Scioli-30-580x875A estas horas de la oscurana escribo estas letras con el dolor profundo que me hermana con el pueblo argentino, mi pueblo. Hablo del pueblo raso, del pueblo real, de donde viene mi raíz . Hablo de esa sangre milenaria latinoamericana que siempre ha sido oprimida y vendida al mejor postor. De aquella que dicen unos genocidas hampones, que conquistaron y la hicieron civilizada. Hablo de ese dolor amargo de sentirnos traicionados, de reabrir la herida que comenzaba a sanar.

Estas palabras muchos quisieran que fueran sepultureras y afirmar que sí, que nos dimos por vencidos, que Latinoamérica murió, que no hay por dónde lucharla, por dónde rescatarla, que de nuestra Patria Grande ya no queda nada, que soñarla libre de ingratos es cosa de melancólicos fracasados. Que hablar de mártires pasó de moda y son patadas de ahogados. Que recordar masacrados es de mal gusto, que el futuro es hacia adelante no hacia atrás. Que el pasado hay que olvidarlo, Que los torturados merecido se lo tenían. Que los desaparecidos es porque en algo andaban. Que las Abuelas de la Plaza de Mayo son una blasfemia. Que la única que cuenta es la historia oficial, (escrita por asesinos).

¿Qué es la democracia en manos de desleales? ¿Qué es del pétalo de una flor en manos de un genocida, de un traidor, de un dictador? Argentina que es uno de los bastiones de Suramérica hoy vuelve a llorar la puñalada de los pérfidos. Pudiera escribir aquí un rosario de lamentos y despotricar. Lanzar dardos envenenados y devolver el odio a los que deshonraron su patria. Su entraña. A los que escupieron el rostro de esta Latinoamérica hermosa.

Pero este texto es solo para reafirmar que seguimos de pie, que ésta no es la primera puñalada ni será la última. Que a la infamia estamos acostumbrados. Que si unos le apostaron al retroceso, nosotros: el pueblo real, luchamos por la reconstrucción. Que la mediatización no nos consumió, que tenemos Memoria Histórica y que hoy más que nunca nuestra sangre hierve honrada de su raíz. Y que la militancia continúa; cansada y golpeada pero certera desde la sangre de nuestros abuelos, y bravía y lozana en la sangre de la juventud de los arrabales, de los pueblos y de las aldeas. Desde la Cámpora, desde las periferias.

Porque nosotros no conocemos la traición, porque nuestro amor es tan inmenso que florece en el desierto. A nosotros nos obligaron a poner los muertos, los torturados, las violadas, los desaparecidos por la lucha de un sueño de libertad. A nosotros intentaron silenciarnos, minimizarnos. Intentaron doblegarnos a fuerza de metrallas. Y aquí estamos, no pudieron. Y seguimos luchando por ese sueño de libertad y no podrán pulverizarnos aunque nos lluevan balas, porque nada ni nadie puede contra el amor de un pueblo honrado.

Lloro, también lloro el dolor, la misma cólera que sienten en este momento miles de argentinos, miles de latinoamericanos en éste nuestro continente mancillado. Lloro de tristeza de saber que el ser humano aún no ha aprendido la lección. Que nunca la aprenderá probablemente. Que no sabe que la patria no se vende. Que la patria se defiende con la vida. Que la vida no sirve de nada sin dignidad. Que ningún rascacielos puede con la belleza de las serranía.

Lloro por esta Patria Grande de nuevo subastada, de nuevo vulnerada, una vez más mancillada. Una de tantas, no será la última estocada. Curtida está.

Que sepan los pérfidos que aquí en este continente americano, en esta raíz milenaria hay Memoria Histórica, hay decencia, hay valor, hay palabra, hay acción. Que sepan en este continente americano de las hermanas Mirabal, de las Adelitas, de Ayotzinpa, de Pancho Villa, de Sandino, de Árbenz, de Mujica, de Lula, de Dilma, de Juana Azurduy, de San Martín. De Bolívar, de Cristina, de Néstor, de Correa. De Evo, de Óscar López, de Fidel, de Chávez.

De Mercedes Sosa, de Violeta Parra, de Salvador Allende, de Evita. De Juana la Avanzadora. Que sepan que aquí no se rinde nadie, que aquí seguimos luchando contra la avaricia de los desertores.

Que aquí seguimos con la frente en alto, hombro a hombro, con la palabra clara y el pulso entero. Somos la resistencia y de aquí no nos saca nadie. Somos la resistencia de nuestros ancestros, la de nuestros abuelos, de nuestros padres, de nuestros hijos. Somos la resistencia de los que ya no están, de los que están y de los que vienen. Reivindico los logros de la era Kirchnerista y sigo siendo hoy más que nunca fiel Cristinista.

¡De aquí no nos vamos! ¡De aquí no nos saca nadie!

¡Viva la Patria Grande! ¡Viva nuestra Latinoamérica! T ¡Vencidos jamás! ¡Aquí no se rinde nadie! ¡Te vamos a esperar, Cristina!

*Escritora y poetisa guatemalteca. Interrumpe estudios universitarios para emigrar como indocumentada a EE.UU. Es autora de dos libros: Historia de una indocumentada travesía en el desierto Sonora-Arizona, y Post Frontera. Se autodenomina “Inmigrante indocumentada con maestría en discriminación y racismo”

Publicado en su Blog Crónicas de una inquilina

Anuncios

Acerca de lapolillacubana26

Cubana, revolucionaria, solidaria, amiga y con muchas ganas de compartir contigo todo lo lindo que mi Patria puede mostrarte: mi blog es una ventana abierta sobre Cuba y el mundo, desde la verdad y la justicia.
Esta entrada fue publicada en Procesos electorales y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s